3 de mayo de 2012

¿Cómo se subtitula profesionalmente? (II) (...Y el chocolate espeso)

Tras una primera entrega introductoria y reivindicativa sobre el subtitulado profesional freelance, volvemos a la carga, esta vez para hablar de las distintas tareas que se realizan dentro de esta disciplina y sobre cómo se organiza el trabajo en un equipo de subtitulado. ¡Porque todo no es tan sencillo como parece!

Preparados, listos, ¡ya!: subtítulos de cine

subtitulado de una serie
Más madera... ¡esto es la guerra!
Como comentamos anteriormente, una de las principales quejas de los espectadores es que quieren sus subtítulos cuanto antes (y, si es posible, con una calidad aceptable).
En lo que respecta al subtitulado para cine, se procura siempre hacer coincidir el estreno de las películas en V.O.S.E. con el estreno habitual doblado al español. Por lo general, se trata de una tarea «para ayer». Cuando llega el archivo de vídeo definitivo, prácticamente está a punto de estrenarse. Esto se debe a que, además de realizarse retoques en la edición del vídeo y del sonido hasta el último momento, la distribuidora evita a toda costa que una humilde servidora puede filtrar su material al público (sobre estas neuras del sector hablaré en la siguiente entrega, sin duda).

Cuando uno cobra por realizar este trabajo, también tiene una presión temporal, por supuesto. ¿Que son dos días en lugar de tres horas, como ocurre a menudo con el fansub? Sí, pero hay una pequeña diferencia. Si en esos dos días no logro una calidad óptima, no cobro y pierdo a un cliente. Mientras que en el fansub, precisamente por ser una actividad sin ánimo de lucro, se premia una traducción brillante con el reconocimiento para su autor, en el subtitulado profesional rara vez se menciona al traductor junto a los términos  «magnífico»«estupendo» o siquiera «preciso» .

Alvin y las ardillas
Ah, ¿ya conoces a estas ardillas tan monas?
Pues tenía yo aquí otra peliculilla...
¿Cómo hacemos entonces? Seguimos la regla ECC: Esperar, Correr y Cruzar (los dedos) [pendiente de patente por la autora que aquí suscribe].
Una vez que se recibe el aviso del material que vamos a subtitular (en mi caso es de asignación más o menos aleatoria; se tiene en cuenta básicamente similitud del proyecto con otros anteriores), nos ponemos manos a la obra con el visionado (si nos facilitan el vídeo en condiciones «normales de persona») y, en función del plazo del que dispongamos, traducimos, revisamos y volvemos a revisar. Y al marcar el reloj la hora determinada, hacemos clic en «Enviar» y cruzamos los dedos. Todo esto sin considerar que los imprevistos surgen cuando menos te lo esperas. Pero el cine tiene una particularidad:  el plazo de entrega es completamente inamovible. Todavía no conozco ningún estreno que se haya aplazado por una gastroenteritis de un traductor.

Sobre finales alternativos, extras y tráilers 

Si el proceso (muy resumido) que acabamos de revisar para cine puede resultar desconcertante y estresante, en el procedimiento que se sigue para el subtitulado completo de un DVD se deben tener en cuenta muchas más variables. ¿Creías que en este soporte cabe una peli o una serie y poco más? ¡Pues abre tu mente y tus posibilidades de trabajo de paso! ¡Bienvenidos sean los extras! ¡Los nuevos acuerdos de licencia del mundo audiovisual! ¡Siempre incluidos, pero muy ignorados!

Estás ahí, lo sé... pero paso de ti.
Triste vida la del extra de un DVD...
Haciendo un recuento rápido, tenemos la película o serie, los comentarios del director, a veces hasta los comentarios de los actores (suele ocurrir bastante en las películas de humor), las escenas inéditas, los distintos tráileres que quieran añadir e incluso fragmentos que no incluyen vídeo ni audio, pero que también se traducen: el propio menú, las fichas de los personajes, la sinopsis, etc. Como veis, aquí tenemos varios elementos de distintas áreas de especialidad: la localización de software, la traducción audiovisual y... agarraos que vienen curvas... ¡hasta la localización de videojuegos! Buscad entre los DVD de vuestros hermanos pequeños y seguro que alguno encontraréis que incluya minijuegos relacionados con la propia película. ¿A que resulta que el subtitulado de DVD requiere más habilidades de las que pensasteis en un principio? Y todo esto sin contar posibles finales alternativos que nos hacen subtitular aunque finalmente no sean los elegidos. Por nuestras manos pasa mucho contenido que a veces ni siquiera llega al gran público (pero que, como anécdota, siempre deja alucinaos a los colegas).

¿Por qué se tarda  «tanto» en subtitular una película para DVD?

Básicamente, porque el proceso es muy complejo. Sé que muchos preferirán ver la serie o la película en V.O. sin subtítulos o con fansubs antes de esperar a ver la copia directamente del DVD, con sus subtítulos (supuestamente) bien ajustados y traducidos. Pero debemos tener en cuenta dos factores: (1) lógicamente, no podremos comercializar un DVD hasta que no hayan dejado de emitir la película en sala o la serie en televisión; (2) a partir de ahí, cada distribuidora decide su fecha de lanzamiento en función del presupuesto y de sus preferencias de marketing propias.

Proceso de subtitulado
El proceso de subtitulado simplificado
A estas restricciones se suman todos los elementos del procedimiento de subtitulado, que comienzan por la elaboración del guion en el idioma original y acaban en la grabación del propio DVD. En todo este proceso participan lingüistas especializados en varios ámbitos y procedentes de diversos países. Aquellos formados como traductores tenemos la suerte de poder encajar en prácticamente todos los cargos. A continuación se mencionaran (por orden de intervención) los distintos puestos y sus tareas asociadas en un entorno óptimo, dejando de lado aquellos relacionados con la creación física del soporte (que dan de comer a otros tantos en la industria).
  • Gestor de proyectos de subtitulación: es el encargado de las comunicaciones con el cliente, del reparto de materiales y de la selección de personal para cada proyecto. Básicamente, es el que reparte el bacalao. Suele trabajar en la sede de la empresa o en una sede alternativa para el mercado europeo o asiático, por ejemplo. [Si te interesa este puesto y no sabes qué es un gestor de proyectos, te recomiendo que leas esto, pág. 21]
  • Personal especializado en la transcripción de guiones para el idioma original: se encarga del visionado del vídeo y la extracción del texto del guion. Esto es imprescindible para las distribuidores, aunque dispongan ya del guion original para la traducción para doblaje, ya que todos los DVD deben incluir subtítulos en la lengua de origen, además del recientemente añadido subtitulado para sordos.
  • Ajustador: realiza el ajuste para sincronizar el subtítulo con la voz original. Para ello, se vale de un programa de ajuste o spotting. Es la parte más técnica y menos lingüística del proceso, pero igualmente imprescindible para poder medir con precisión el espacio para el traductor.
  • Traductor: es el que menos presentación requiere. Traduce desde el audio original / vídeo original / guion en el idioma de origen / subtítulos en el idioma de origen (aunque seguramente en breve saquen cualquier otra modalidad para dificultar aún más nuestro trabajo).
  • Revisor lingüístico: trabaja con la traducción del traductor y se le permiten realizar cambios y sugerencias, sin que sean definitivos hasta su revisión por parte del traductor original.
  • Revisor técnico con visionado: se encarga de una revisión centrada más en la parte técnica (ajuste de subtítulos a la voz original, por ejemplo), una vez realizados los cambios lingüísticos.
A estos puestos añadiría un especimen muy común en el panorama audiovisual actual:
  • Chico/a para todo (también llamado multitarea): hace prácticamente todo lo anterior, además de la creación de glosarios, fichas para garantizar la consistencia, revisión de manuales de estilo, caza de gazapos en el guion original o en el ajuste, y un largo etcétera. En el mundo ideal también le pagan por cada tarea que realiza.

[Por si os lo estáis preguntando, mi puesto se parece mucho a este último, pero vivo en el mundo ideal en que me pagan cada tarea que realizo a su precio (justo o menos justo). Creo que si no fuera así, no estaría dispuesta a contaros todo esto. Bueno, siendo sincera, ni siquiera trabajaría en todo esto. Ya os habéis podido imaginar que el subtitulado tiene mucho de vocacional.]

Una servidora promete ampliar cada una de estas tareas con chascarrillos varios en próximas entregas en este mismo blog.

Misma hora, mismo canal.



Reflexión final off-topic¿Hacia dónde debería dirigirse la industria para paliar los problemas de inmediatez que afectan a su negocio?

Muchos me comentan que cómo es posible que trabaje subtitulando para DVD, que es un mercado muerto.   Yo afirmo categóricamente que no lo está, puesto que sigo trabajando en él. Ahora bien, creo que quizá la industria debería pensar en utilizar el formato «nube» para cargar y permitir descargar el contenido, lo que agilizaría mucho el proceso y además permitiría ahorrar en costes físicos. Nosotros podríamos seguir realizando nuestro trabajo, subtitulando incluso con herramientas en tiempo real en la nube, y ellos no perderían (tanto) su cuota de mercado. ¿Qué pensáis vosotros?



Un par de referencias bibliográficas para curiosos:

9 comentarios:

enlalunadebabel.com dijo...

Brillante, sin más. ¡Gracias por la información!
Hace ya un tiempo que subtitulo pero siempre va bien tener distintas visiones de cómo está el panorama.

Anónimo dijo...

Hola, muy buena esta entrada y la información. Me hace ver que siempre hay maneras de tener una mejor organización distribuyendo el trabajo. En México, me ha tocado subtitular además de lo que acertadamente mencionas, hasta conciertos, como si fuera música de karaoke, con todo y poner los oooohhhh, yeeaaah! y cosas por el estilo. Capítulos de South Park donde se siente de lo más extraño poner palabrotas, pero ni modo, así debe aplicar. En el caso del trabajo que he desarrollado, he sido tanto traductora como ajustadora, la última tarea toma mucho tiempo, pero con la práctica he podido mejorar, como sucede con cualquier cosa. Para mí el subtitulaje ayuda muchísimo para prácticar la simultánea, pues se escucha, se tiene tiempo para escribir, como hay que saber comprimir la información en ocasiones por la limitación de los caracteres máximos, también se practica el resumir ideas sin dejar de lado lo más importante. Me ha tocado trabajar, más que nada para venta de DVD y Bluray en México, por lo que no debo preocuparme más que por la forma de hablar que tenemos aquí, eso reconozco que ha facilitado mucho más la labor. Es un trabajo "matado", que enriquece el vocabulario, del que se aprende muchísimo, se ejercita la paciencia y la administración del tiempo. La paga podría mejorar muchísimo, pero en mi caso lo hago por gusto y me enorgullecen los trabajos difíciles como documentales, donde la investigación es muy amplia para escribir todo correctamente. Gracias por escribir de este tema que es una faceta más en el mundo de la traducción y en lo personal, me encanta.
@gravitaniamex en twitter desde México. ¡Todo lo mejor!

Fernando Rodríguez dijo...

Como viene siendo habitual, una entrada de lo más interesante ^^

Sandra Álvarez dijo...

¡Hola!

Otra grandísima entrada y espero que sigas contándonos cosas tan interesantes como éstas. :)

Sólo decir que si la industria de los DVD está cayendo, debo ser la única que compre los DVD sólo para escuchar esa película/serie en otro idioma que no sea sólo en español y en inglés. También he sido de las niñas que jugaban a los juegos que venían con el DVD de la edición especial, así que me he sentido muy identificada con todo lo que has dicho. Además, nada más comprarme el DVD, veo la película y todos sus extras. De ahí, que cuando me pongo a hablar con mis amigos y compañeros de una película, me pongo a hablar de toda la historia de la película, cómo se hizo, quién ha hecho la bso y demás y por eso mis compañeros me dicen que soy una friki xD. Aunque disfruto muchísimo conociendo todo lo que hay detrás de cada película, y aun así nunca me había dado cuenta de que ese trabajo lo realizaban muchísimas personas diferentes, lo cual me ha hecho reflexionar de la gente que influyen en todo este proceso.

No olvidaré la regla ECC, ya queda apuntado en mi cabecita de por vida.

Espero que después de esta entrada mucha gente se replantee el gran esfuerzo de cada uno de los que intervienen en este proceso.

Lo dicho, espero que mi Reader siga recibiendo entradas de "De traducciones y otras rarezas" :)

Un saludo,

Sandra.

Marta Ortells dijo...

Muy interesante, Eugenia, y muy bien explicado.

¡Tienes un don impresionante para la comunicación! ¡Enhorabuena!

Marta

Darío Giménez Imirizaldu dijo...

Eres tremenda. ¡La de cosas que sabes! :-)

De traducciones y otras rarezas dijo...

@enlalunadebabel, gracias por leerme. Como dices, siempre es interesante tener distintos puntos de vista. Yo creo que de todo y de todos aprendemos algo en la vida. :)

@Anónimo, ya sé quién eres y te seguía e Twitter; es un placer. Creo que aportación ha sido interesantísima para ofrecer el abanico más amplio posible de todo lo que se puede llegar a subtitular.
Es muy cierto que el subtitulado desarrolla otras muchas competencias y se puede utilizar para elaborar tareas en la formación del estudiantado (o del traductor o intérprete, porque uno nunca deja de aprender). Es uno de los ejercicios más completos dentro de la traducción y me atrevería a decir uno de los más complejos también.
Me alegro de que todos aportemos nuestro granito de arena para mejorar la visibilidad de este sector tan desvirtuado a veces.

Un abrazo ;)
Eugenia

De traducciones y otras rarezas dijo...

@Fernando, muchas gracias por los ánimos :)

@Sandra, espero poder publicar de nuevo la semana que viene y empezar el monográfico técnico sobre los distintos perfiles. ¡Una alegría que disfrutes tanto de los extras! Yo me quedo sorprendida con la calidad de muchos y lo currados que están para innovar en la industria.
No sólo deberían ser para los muy admiradores de las películas, sino que debería haber más cultura del DVD (por así llamarla). Nos hemos vuelto una sociedad impaciente: consumimos rápidamente para consumir otra cosa, sin disfrutar apenas de lo que vemos. Así no es posible desarrollar contenidos interesantes. Muy poca gente los valora :(

Un abrazo.
Eugenia

Núria Mestre dijo...

Excelente entrada, como la anterior. Muchísimas gracias por toda la información. Un saludo, Eugenia.
__
Núria